CRÍTICAS Y ESTUDIOS
Lautaro, 500 años en guerra, de Vicente Montecinos
Por Marcelo Morales C.
15 de agosto de 2010

En 1972 Helvio Soto dijo que “una película política implica necesariamente una toma de posición teórica”. En este sentido, Lautaro, 500 años en guerra no tendría problemas de ser encasillado como cine político, con un discurso bastante claro, sin ninguna ambigüedad en sus escenas y consciente de lo que quiere provocar.

Este cortometraje de Vicente Montecinos actualiza el mito de Lautaro, aquella historia del mapuche que es criado por los conquistadores y finalmente vuelve a su pueblo a luchar por la liberación. Acá los conquistadores son los chilenos y la liberación buscada es la recuperación de las tierras.

Así vemos en un inicio como Lautaro, un niño que vive en un territorio mapuche, es separado de su familia tras un allanamiento policial. Criado por los “invasores” chilenos (bajo una enseñanza nacionalista y militarista), Lautaro cambia su nombre a Felipe y termina siendo guardaespaldas de un fiscal encargado de inculpar a activistas mapuches.

Captura de pantalla 2012-12-06 a la(s) 23.13.32.png

La injusticia hacia los mapuches, junto a la complicidad de la prensa (hay un uso bien irónico del noticiario de TV, con un lector con acento español) y al cuestionable uso del testigo encubierto para inculpar a activistas, van desembocando a un desenlace más o menos claro, dado los conflictos internos que Felipe comienza a sufrir. Pero desde ahí nace también lo más rescatable de este cortometraje, pues acá Montecinos con un manejo del montaje bastante inteligente, con una cámara inquieta, pero que nunca se encapricha con la suciedad visual y con imágenes reales de protestas, crea un vértigo que la dota de una vitalidad que no entrampa a la cinta en el mero panfleto denso y poco accesible.

Lautaro, 500 años en guerra logra capturar un ambiente en donde debajo del esplendor de un país en orden, emerge el abuso, la tortura y la corrupción. Aquello puede ser duro e irreal para muchos, coherente para otros. Pero más allá de eso, aunque se acuse al cortometraje de bordear la caricatura debido a ciertas escenas ripiosas y a un manejo actoral que denota una falta de experiencia del director, este cortometraje tiene el valor de meterse en recovecos que hasta ahora sólo el documental se ha esmerado en dilucidar y, como ya se dijo, con una postura bien clara y con un sentido del ritmo más que aceptable.

Frente a constantes huelgas de hambre, con cuestionables fallos en donde carabineros quedan libres tras muertes certificadas de comuneros mapuches, y con una casi nula coberturas periodísticas que busquen tales verdades, ver lo que plantea Lautaro, 500 años en guerra no suena tan iluso como podría parecer.

Ver película