ENTREVISTAS
Cómo andamos por casa: El regreso al cine de Boris Quercia
Por Gabriela González
18 de mayo de 2018

Su último largometraje llegó a las salas hace doce años atrás, en un contexto totalmente distinto al que enfrentará Cómo andamos por casa, su próxima película que se estrenará el 16 de agosto. “Es importante que tengamos un cine que pueda competirle en taquilla al cine de Hollywood, que la gente que va al cine regularmente tenga una alternativa de entretención local”, comenta el director.

Casi un millón de espectadores vieron en 2003 la película Sexo con Amor, su segundo largometraje. A pesar de que ha transcurrido más de una década desde el estreno de la cinta protagonizada por Sigrid Alegría y que éxitos como las películas de Stefan Kramer o Nicolás López se han encumbrado en la lista de los films nacionales más vistos, la película de Quercia sigue formando parte de esa nómina. Casi un millón de espectadores resulta difícil para el presente del cine chileno, sobre todo cuando ni siquiera una cinta galardonada con un premio Oscar ha logrado una cifra similar. Ad portas del estreno de su cuarto largometraje, el director nos cuenta detalles de Cómo andamos por casa, película que protagoniza con Amparo Noguera y que es la nueva apuesta de la productora Sobras, empresa tras los éxitos de taquilla Sin filtro y No estoy loca.

Regresas al cine luego de doce años. ¿A qué se debió que pasara tanto tiempo desde el estreno de tu última película?

- Creo que son ciclos. Entré a trabajar en televisión donde, entre otras cosas, me tocó dirigir la serie Los 80. Ahora que no estoy en TV, volví al cine.

La mayoría de tus películas buscan reflejar una cierta idiosincrasia chilena o poner en pantalla situaciones que puedan resultar cercanas al gran público. ¿Ha sido ese uno de tus objetivos al hacer cine? ¿Cómo entiendes el vínculo con los espectadores?

- Me sale natural hablar de mi entorno y fijarme en historias cotidianas donde los héroes son anónimos. Creo que una de las virtudes del cine es la de retratar su época, y cuando en ese retrato el público se ve reflejado, generalmente la cinta anda bien.

La vida va tan rápido que uno no alcanza a darse cuenta de muchas cosas, solo cuando el cine, o cualquier arte, es capaz de atrapar un trozo de la vida es que podemos tomar conciencia del tiempo que estamos viviendo y reflexionar.

¿Cómo surge la historia de Cómo andamos por casa?

Surge de un texto escrito  por Lalo Prieto. A Miguel Asensio y Nicolás López, de la productora Sobras, les pareció muy divertido y me llamaron para ofrecerme hacer una película con ese material. Para mí fue increíble, es primera vez que me llaman para dirigir cine y no tengo que comenzar desde cero a armar presupuestos y ver de dónde se puede financiar.

La historia de Lalo se centra en un tipo que va a vender su auto por problemas económicos, pero termina saliendo de la automotora con un auto nuevo. Desde ese punto de partida nosotros armamos una historia mayor para convertirla en una película coral que muestra la vida de una familia chilena muy particular.

La película presenta a una familia enfrentada a una serie de temas muy presentes hoy, como el bullyng escolar, los problemas económicos, inestabilidad laboral. Además se llama Cómo andamos por casa. ¿Consideras que la película será representativa de la situación de muchas personas?

La familia de Cómo andamos por casa no pretende ser un resumen de la clase media chilena. Creo que el Chile de hoy, por suerte, es muy diverso y variado. Hay familias de múltiples y diferentes composiciones. Más bien inventamos una familia donde se concentra un gran número de malas prácticas sociales. Los Ahumada no son para nada ecológicos, se mienten bastante entre ellos, cada uno busca el provecho propio y hasta uno puede poner en duda si de verdad se quieren entre ellos. Sin embargo, y esto es lo curioso, son bastante felices.

Esta película es producida por Sobras, ¿Cómo ha sido trabajar con ellos?

- Ha sido muy bueno. Nos conocemos y colaboramos hace muchos años. De hecho, Antonio, mi hermano y director de fotografía, es también el director de foto de Sobras hace mucho tiempo.

Sexo con amor es una de las cintas más vistas del cine chileno. Pensando en eso y en las actuales cifras de audiencia que tienen nuestras producciones. ¿Con qué expectativas, en relación a los públicos, esperas este estreno del 16 de agosto?

- Tenemos las mejores expectativas y estamos trabajando para que la película sea un gran suceso en las salas. Es importante que tengamos un cine que pueda competirle en taquilla al cine de Hollywood, que la gente que va al cine regularmente tenga una alternativa de entretención local.  Esperamos que el público guste de la película y podamos lograr esto, ya que como siempre, estamos en sus manos.