Patricio Kaulen
/ Director / Guionista / Intérprete / Productor

- 8 de abril de 1921
Santiago, Chile

† 23 de febrero de 1999
Santiago, Chile
Director. Guionista. Se inicia en el campo cinematogr√°fico como actor en un papel de reparto y ayudante de direcci√≥n de Esc√°ndalo (1939), de Jorge D√©lano, con quien vuelve a trabajar en funciones similares en La chica del Crill√≥n (1940), y a√Īos despu√©s, como jefe de producci√≥n en Hollywood es as√≠ (1944).¬† En 1942 y 1943 se desempe√Īa como director t√©cnico de dos largometrajes del director Jos√© Bohr, P’al otro lao¬† y El relegado de Pichint√ļn. Apoy√°ndose en la experiencia obtenida con estos dos cineastas (a los que considera sus maestros, junto a Carlos Borcosque) decide incursionar en la realizaci√≥n propia, primero con un cortometraje de ficci√≥n, Historias del tiempo, que no deja huellas, y luego con un largometraje, Nada m√°s que amor(1942), al que la cr√≠tica le dedica comentarios muy negativos, salvo la revista Ecran, que lo rescata como ejemplo de cine que se aparta de la tendencia a la “pura chirigota”, que busca simplemente “llenar salas” y que caracteriza a parte importante de la producci√≥n de esos a√Īos. Paralelamente a su primer intento como director, se desempe√Īa en los nuevos estudios de Chile Films como jefe de producci√≥n de los largometrajes La amarga verdad (Carlos Borcosque, 1944), La casa est√° vac√≠a (Carlos Schliepper, 1945), El Padre Pitillo (Roberto de Rib√≥n, 1946) y Yo vendo unos ojos negros, una coproducci√≥n chileno-mexicana (Joselito Rodr√≠guez, 1947). En 1946 vuelve a la realizaci√≥n de un largometraje con gui√≥n propio, Encrucijada, que es juzgada por algunos comentaristas como una de las mejores pel√≠culas chilenas de esos a√Īos. En el film destaca la participaci√≥n protag√≥nica del espa√Īol Alberto Closas, nombre recurrente en numerosas pel√≠culas nacionales¬† de la √©poca. Decepcionado enseguida por las dificultades para realizar largometrajes de ficci√≥n, Kaulen se dedica durante los casi veinte a√Īos siguientes al documental. Aunque parte de esa producci√≥n tiene un car√°cter menor, por sus fines puramente publicitarios, hay no pocos trabajos que tienen verdadero inter√©s, en particular los varios que dedica a la producci√≥n del mineral de cobre, entre ellos, El agua y el cobre, el primer documental chileno en colores, con fotograf√≠a de Andr√©s Martorell, uno de los mejores directores de c√°mara nacionales. Con √©l, adem√°s, restaura en 1957 Recuerdos del mineral El Teniente, de Salvador Giambastiani, que data de 1919 y es considerado el punto de partida del documental chileno.

En 1965, el presidente Eduardo Frei Montalva lo nombra presidente del directorio de Chile Films, que ha vuelto a renacer de sus cenizas. Dirige con √©xito la empresa durante cinco a√Īos, per√≠odo en el cual sigue produciendo documentales, concentrados esta vez en los problemas del desarrollo econ√≥mico, pol√≠tico y social del pa√≠s, en los que inevitablemente hay un¬† sesgo de apoyo a la gesti√≥n del gobierno dem√≥cratacristiano. Funda y dirige, adem√°s, el noticiario semanal “Chile en Marcha”. Kaulen era, notoriamente, el enlace que el gobierno de Frei¬† necesitaba para establecer nexos con el mundo del cine. Se convierte en portavoz de las necesidades de los cineastas de su tiempo, y lucha porque se dicte una ley que proteja a la industria f√≠lmica nacional. No lo consigui√≥, pero conjuntamente con otro cineasta, Hern√°n Correa, logra que en el Congreso se incorporen en la Ley de Presupuestos de 1967 dos art√≠culos que disponen medidas tributarias que van a favorecer al cine: el 20 por ciento de las recaudaciones por venta de entradas en salas de cine ir√°n en beneficio del realizador de la pel√≠cula que se exhiba; se eximen adem√°s de impuestos los boletos de entrada a la exhibici√≥n de film chilenos; y una exoneraci√≥n tributaria similar se aplica a la internaci√≥n de pel√≠cula virgen y otros materiales f√≠lmicos. De hecho, las franquicias fueron realmente beneficiosas, porque ayudaron en forma notoria al incremento de la producci√≥n cinematogr√°fica de la d√©cada del 60 y comienzos del 70. En 1974, las medidas fueron abolidas por la Junta Militar, y nunca han vuelto a ser restablecidas.

Mientras permanece en Chile Films, Kaulen se embarca en lo que ser√° su principal aporte al cine chileno: la pel√≠cula Largo viaje, uno de los primeros films que intentan dirigir en Chile una mirada de comprensi√≥n de problemas sociales m√°s o menos profundos. De hecho, se lo considera uno de los antecedentes fundamentales que marcan claramente el viraje que experimentar√° la producci√≥n nacional con la emergencia ulterior de lo que se llamar√° el “nuevo cine chileno”. Las cr√≠ticas a la cinta son en su mayor√≠a favorables y la acogida del p√ļblico es tambi√©n buena. Mariano Silva sostiene que es “una epifan√≠a sobre el injusto orden social y el sentido m√°gico y liberador de toda cultura popular”, y Alicia Vega, que le hace reproches menores, dice que “el realizador busca y da vida en este film a expresiones de nuestra identidad que hasta √©l nadie hab√≠a intentado con honradez en la historia del cine argumental chileno de la √©poca sonora”. La escena del velorio del “angelito”, que recrea una antigua costumbre popular de adornar con alas de papel el cuerpo del ni√Īo que ha nacido muerto, para que √©ste pueda volar al cielo convertido en “angelito”, es una de las secuencias memorables de nuestro cine. La pel√≠cula fue presentado en la Muestra Paralela de las Naciones en el 17¬ļ Festival Internacional de Berl√≠n (1967) y en 1968 fue premiada en el Festival Internacional de Karlovy Vary, Checoslovaquia. Cesare Zavattini, presidente del jurado, la define como perteneciente a un “neorrealismo po√©tico”. Con La casa en que vivimos 1970), el director aborda un tema complementario a Largo viaje, intentando desarrollar un drama centrado en los problemas, esta vez, de la clase media. En el film, a pesar del “acertado estudio de personajes y la cuidada reconstrucci√≥n del Chile de los a√Īos 40”, no logra, al decir de un cr√≠tico, calar tan hondo y con la misma eficacia como en su pel√≠cula precedente. Ascanio Cavallo, sin embargo, declara enf√°ticamente que “no hay otra pel√≠cula chilena que se haya atrevido a abordar casi treinta a√Īos de historia nacional registrando los cambios pol√≠ticos como tel√≥n de fondo de las transformaciones de una familia”.

Kaulen muere en 1999. En sus a√Īos finales intent√≥ poner en marcha un viejo proyecto inconcluso, Via Crucis, pero la muerte no se lo permiti√≥.

(Lucía Carvajal, extraído del "Diccionario del Cine Iberoamericano"; SGAE, 2011)

Filmografía chilena
Director
15 títulos
La Casa en que vivimos (1970)
Largometraje de ficción
Largo Viaje (1967)
Largometraje de ficción
Frente al ma√Īana (1962)
Documental
Un hogar en su tierra (1961)
Documental
La metalurgia del cobre (1960)
Documental
El cobre y sus hombres (1959)
Documental
El agua y el cobre (1957)
Documental
Caletones, ciudad del fuego (1956)
Documental
Sewell, ciudad del cobre (1956)
Documental
Reportaje blanco (1953)
Documental
Acero (1950)
Documental
Encrucijada (1947)
Largometraje de ficción
Nada m√°s que amor (1942)
Largometraje de ficción
Historias del tiempo (1941)
Documental
Guionista
4 títulos
La Casa en que vivimos (1970)
Largometraje de ficción
Largo Viaje (1967)
Largometraje de ficción
Reportaje blanco (1953)
Documental
Encrucijada (1947)
Largometraje de ficción
Intérprete
1 títulos
Esc√°ndalo (1940)
Largometraje de ficción
Productor
1 títulos